YO, PERIODISTA


Muñeco Robot

Miguel Ángel Sánchez

Somos testigos del debate que suscita la utilización de robots e inteligencias artificiales en diferentes campos profesiones, tecnologías que podrían sustituir en parte o completamente a los humanos y que podrían, en muy poco tiempo, aprender autónomamente de sus errores. Da miedo, ¿verdad?

Uno de los últimos ejemplos de cómo está avanzando la inteligencia artificial hace referencia directa al periodismo. En el último año, el Washington Post ha publicado 850 noticias escritas por un robot autónomo. Has leído bien: 850 noticias. Heliograf, como se conoce a “la tecnología de storytelling automatizada” del Post, ya acompaña a profesionales como Carl Bernstein, Bob Woodward, Benjamin Bradlee o David S. Broder en la lista de periodistas que han tenido el honor de escribir en esta mítica cabecera.

El diario norteamericano ya había utilizado esta tecnología de inteligencia artificial para informar sobre los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, incluyendo los resultados de las pruebas y la situación del medallero a través del blog del diario y su perfil de Twitter. Pero a lo largo de este último año, Heliograf no solo se ha hecho cargo de ‘minutos y resultados’ ni de temas fácilmente automatizables: entre su colección de artículos se encuentran más de 500 publicaciones sobre las elecciones  norteamericanas que generaron más de 500.000 clics, según Digiday UK.

¿Nos encontramos ante el comienzo del fin del periodismo? ¿Las grandes redacciones pasaran a convertirse en grandes data centers? Y, no menos importante para nosotros, ¿con quién vamos a hablar desde las agencias de comunicación? ¿Con algún tipo de Hal9000?

 

Fuente: http://es.gizmodo.com/

No seamos tan dramáticos. Debido al actual contexto en el que (sobre)vive el sector de los medios de comunicación, en el que destacan la crisis publicitaria y el ‘todo gratis’ de los medios online entre otros muchos problemas, estamos abonados a un debate apocalíptico sobre el futuro de la profesión y de la naturaleza de la información en la sociedad. Pero el caso de Heliograf, que en un principio podría alimentar el negativismo imperante, podría ser una excelente noticia para el sector.

¿La rebelión de las máquinas?

La clave no reside en cómo los robots de Associated Press (AP) -que automatizan la cobertura de resultados empresariales- o Heliograf están refinando su manera de escribir y su forma de llegar al lector. La clave reside en las ventajas que esto supone para el periodista, para el periodismo en general… y para el sector de la comunicación.

En primer lugar y hasta la fecha, estas inteligencias artificiales no están sustituyendo a nadie, sino que están sumando artículos que no existirían sin estas herramientas. Si seguimos con el ejemplo de las elecciones de 2016, el Washington Post publicó seis veces más contenido relacionado con la carrera presidencial que en los comicios de 2012. Estos contenidos extra podrían hacer crecer los ingresos de los medios a través de la publicidad online dependiente de visitas, impresiones y otros parámetros, concediendo a los diarios unos beneficios muy jugosos en tiempos precarios.

Y, en segundo lugar, nos puede hacer la vida más sencilla a las agencias. Jeremy Gilbert, el encargado de iniciativas como Heliograf en el Washington Post, comentó antes de los Juegos Olímpicos de Río que la inteligencia artificial liberaría “a los reporteros y editores del Post para que puedan añadir el análisis y la visión real que necesitan las historias". Si los periodistas se ven liberados de tener que redactar ciertos contenidos mecánicos -os miro a vosotros, resultados deportivos y programación televisiva- podrán centrarse en investigar nuevos temas y documentarse sobre aspectos de actualidad que antes no podían imaginar. Y ahí, es donde se nos abriría una interesante puerta a los profesionales de la comunicación.

Si trabajas en una agencia o departamento de comunicación, debes estar familiarizado con una de las quejas más comunes entre nuestros compañeros periodistas: “no tengo tiempo”. Las agendas de los profesionales del periodismo son cada vez más complejas y reciben información desde, cada vez, más fuentes. Difícilmente pueden escuchar nuestras historias y, cuando pueden, el tiempo que pueden invertir en profundizar en la información que compartimos con ellos es muy limitado.

Por esta razón, soluciones como Heliograf deben ser analizadas con optimismo, aunque siempre hay que recelar de los malos usos que pueden aparecer. Cualquier herramienta que facilite la llegada de nuevos ingresos para los medios y facilite el trabajo del periodista, permitiéndole profundizar, analizar y recolectar información de calidad, debe ser considerada como una aliada de las agencias y departamentos de comunicación. ¡Bienvenido, Heliograf!

2017-10-02 00:00:00

Últimas Noticias


Imagen representativa de Navegantes en la Red de AIMC

PARTICIPA EN LA 20 EDICIÓN DE ‘NAVEGANTES EN LA RED’ DE AIMC

2017-10-18 00:00:00

Hasta el próximo 10 de diciembre, los Navegantes de toda España pueden participar en la encuesta en http://encuesta2017.aimc.es/index.php?ex=5, así como también a través de la propia página web de la asociación www.aimc.es o haciendo clic en los banners colocados en diferentes sitios web de nuestro país –medios de comunicación, portales de internet, buscadores o las páginas web de las principales universidades españolas–.

LEER
A VUELTAS CON EL OFF THE RECORD

A VUELTAS CON EL ‘OFF THE RECORD’

2017-07-25 00:00:00

Irina Moreno

Corría el año 1932 en el estado de Carolina del Norte cuando por primera vez un medio de comunicación hacía mención a las palabras off the record. El diario The Daily Times News cubría la visita del presidente Franklin Roosevelt en un acto donde el mandatario sorprendió a los periodistas afirmando que “iba a hablar off the record, que puede ser bueno ser capaz de hablar off the record (…) y que esperaba poder hablar off the record a menudo en el futuro”.

LEER
Paperboy

ADIÓS, MR. PAPERBOY

2017-07-05 00:00:00

Irene Cobo

Estamos acostumbrados a la presencia del típico chaval en bicicleta que lanza el periódico a las puertas de las viviendas de una urbanización idílica en las películas norteamericanas. Y ante estas escenas, ¿quién no se ha imaginado alguna vez levantarse, café en mano, y recibir la prensa en la puerta de su casa? Pues dejad de imaginar. Esto siempre ha existido, aunque con menos idealismo hollywoodiense: nuestro paperboy, salvando las distancias, es el quiosquero de barrio. Hoy en día, tristemente, en peligro de extinción.

LEER
Los millenial no existen

LOS MILLENIALS NO EXISTEN: SON LOS PADRES

2017-06-15 00:00:00

Gabriel Sánchez

Los millenials están en boca de todos: son protagonistas de intensos debates intergeneracionales, son acusados incluso de “ser dueños de la nada” y juegan el papel principal en cientos de artículos periodísticos sobre quiénes son y cómo son, sobre lo importante que es saber identificarlos y cómo las empresas deben adaptar sus mensajes y valores para llegar a ellos.

LEER