ADIÓS, MR. PAPERBOY


Paperboy

Irene Cobo

Estamos acostumbrados a la presencia del típico chaval en bicicleta que lanza el periódico a las puertas de las viviendas de una urbanización idílica en las películas norteamericanas. Y ante estas escenas, ¿quién no se ha imaginado alguna vez levantarse, café en mano, y recibir la prensa en la puerta de su casa? Pues dejad de imaginar. Esto siempre ha existido, aunque con menos idealismo hollywoodiense: nuestro paperboy, salvando las distancias, es el quiosquero de barrio. Hoy en día, tristemente, en peligro de extinción.

Los cierres de los quioscos son una realidad. Según el último informe de la Asociación Nacional de Distribuidores de Publicaciones (ANDP), publicado en octubre de 2016, 629 quioscos de prensa han cerrado en España desde 2012. Nuestros quiosqueros son víctimas de la transformación digital de la prensa y de la tendencia del ‘solo online’ en las cabeceras que han aparecido en los últimos años, como eldiario.es, El Español, El Independiente u Ok Diario, por citar unos pocos ejemplos. Además, algunos periódicos buscan ya alternativas a la distribución tradicional de los quioscos con el fin de ofrecer a sus lectores mayor flexibilidad, como la que representa el nuevo acuerdo de El País y de sus “colegas” Cinco Días y AS, con Amazon Prime Now. Una iniciativa pionera en el mundo que permite a los lectores recibir su periódico en la franja horaria que deseen, en el lugar que mejor les convenga.

Paperboy

La progresiva desaparición del quiosco de barrio no solo supone el fin de un modelo de negocio, sino que representa un cambio de mentalidad en el sector de la comunicación. Pero, ¿cómo nos afecta a los profesionales de las Relaciones Públicas el cierre de los principales puntos de venta offline? Y, sobre todo, ¿de qué manera podemos –si es que podemos- ayudar a que éstos no desaparezcan?

Aunque nuestro paperboy se nutre fundamentalmente de la prensa diaria, la cual está inmersa en un cambio de paradigma, son muchos otros los medios que aquí se distribuyen y que hacen del papel su más fiel aliado. Siguen existiendo nichos que demandan la lectura de contenidos en papel, y a los que lo digital les es insuficiente. Según la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), los internautas siguen prefiriendo las revistas offline antes que las online; un 70% dice haber leído alguna revista en papel en los últimos seis meses. Para éstos, es necesaria la generación de contenidos atractivos, con un alto valor añadido que invite a dejar de lado el smartphone y a sumergirse en una experiencia de lectura más ´física’.

El ojo y el tacto del lector de papel son distintos y mucho más exigentes. Saben que al comprar una edición en papel están adquiriendo contenidos más exclusivos y en un formato que les tiene que aportar un valor añadido. Es cierto que los formatos digitales gozan de una inmediatez con la que el papel no puede competir pero las revistas de calidad permiten al lector disfrutar del diseño de maquetación, del tacto del papel o del olor a tinta; aspectos que le invitan a una lectura más cómoda y duradera.

Digamos que es como cuando compramos en la tienda física y no de manera online porque el propio espacio de venta nos ofrece una experiencia que a través de internet nunca podríamos tener. Y en este sentido, las agencias y los departamentos de comunicación debemos proporcionar a los periodistas contenidos pensados para ser leídos en papel (reportajes, ciertos tipos de entrevista, formatos con ilustraciones de calidad) y que permitan al lector disfrutar de una experiencia completamente distinta.

Son muchos los que dicen que el papel ha muerto, pero yo creo que son los mismos que en su día dijeron que las barberías, el vinilo o las gafas de pasta eran historia. El papel no ha muerto ni morirá, solo tiene que reinventarse. Nosotros debemos formar parte de esta remodelación, debemos ser capaces de generar contenidos atractivos y de valor, se acabó aquello de replicar lo offline en lo online y viceversa. De esta manera, ayudaremos a que nuestros paperboys no nos digan adiós.

2017-07-05 00:00:00

Últimas Noticias


A VUELTAS CON EL OFF THE RECORD

A VUELTAS CON EL ‘OFF THE RECORD’

2017-07-25 00:00:00

Irina Moreno

Corría el año 1932 en el estado de Carolina del Norte cuando por primera vez un medio de comunicación hacía mención a las palabras off the record. El diario The Daily Times News cubría la visita del presidente Franklin Roosevelt en un acto donde el mandatario sorprendió a los periodistas afirmando que “iba a hablar off the record, que puede ser bueno ser capaz de hablar off the record (…) y que esperaba poder hablar off the record a menudo en el futuro”.

LEER
Los millenial no existen

LOS MILLENIALS NO EXISTEN: SON LOS PADRES

2017-06-15 00:00:00

Gabriel Sánchez

Los millenials están en boca de todos: son protagonistas de intensos debates intergeneracionales, son acusados incluso de “ser dueños de la nada” y juegan el papel principal en cientos de artículos periodísticos sobre quiénes son y cómo son, sobre lo importante que es saber identificarlos y cómo las empresas deben adaptar sus mensajes y valores para llegar a ellos.

LEER
CUANDO LA NOTA SE VISTE DE SEDA

CUANDO LA NOTA SE VISTE DE SEDA

2017-06-02 00:00:00

Beatriz Lancho

Como en el refrán “bicho malo nunca muere”, la nota de prensa tampoco lo hará. En esta industria, las agencias y los departamentos de comunicación enviamos, cada día, una cantidad ingente de notas de prensa a los periodistas, quienes, casi con total seguridad, habrán deseado su muerte en un sinfín de ocasiones. Sin embargo, no podemos vivir sin ellas. Ni los periodistas (aunque a veces les gustaría) ni los profesionales de la comunicación. Porque las notas de prensa no mueren sino que, como buenas supervivientes, se adaptan a su entorno.

LEER
Foto del equipo de Asesores

HUMANOS CON RECURSOS

2017-05-08 00:00:00

Alejandra Santos

Este año se cumplen 45 años de uno de los mayores accidentes de la historia de la aviación, conocido como "el milagro de los Andes": el 13 de octubre de 1972, el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya –con un pasaje de 45 personas formado por jugadores y aficionados del club de rugby Old Christians– chocó contra la cordillera andina.

LEER